Sin entrar a explicar a nivel demasiado técnico que es la energía reactiva, y haciéndolo de la forma más comprensible posible, indicar que para una misma potencia demandada, la energía reactiva hace aumentar la intensidad que pasa por los conductores eléctricos, calentándolos y reduciendo por tanto la eficiencia de la instalación. Dicho de otra forma, cuando más energía reactiva se produce, más intensidad circula por la instalación para poder suministrar la misma potencia. Así pues, podemos decir que la energía reactiva limita la potencia que puede soportar nuestra instalación.

A efectos de facturación es necesario tener presente que aunque no siempre tenga un coste directo en la factura, su consumo excesivo está penalizado. A grandes rasgos, cuando la energía reactiva consumida en un período tarifario supera la tercera parte de la energía activa del mismo período tarifario, se incurre en penalizaciones en forma de recargos por el exceso de reactiva registrado.

Si usted disfruta de nuestro servicio de Auditoria Integral del contrato eléctrico de JDF Assessoria Energètica, controlaremos el consumo de energía reactiva periódicamente vigilando cualquier irregularidad y avisándoles lo antes posible de los problemas que puedan derivar en este sentido. Asimismo ofrecemos soluciones para evitar el consumo excesivo de energía reactiva como seria la instalación de una batería de condensadores con regulación automática.

Si no disfrutan aún del servicio de Auditoria Integral pero quieren identificar y solucionar problemas por consumo de reactiva, no duden en contactar con nosotros, analizaremos su suministro y le realizaremos una propuesta que pueda ser de su interés.